Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Idiomas

LOGOTIPO8
Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Idiomas

LOGOTIPO8

La Grosse Bertha del Cardenal Brandmüller

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Con un gesto digno de El Cid Campeador, el Cardenal Walter Brandmüller entró en la arena y lanzó un guante desafiador a los organizadores del Sínodo de la Amazonía e, indirectamente, al Papa Francisco: acusa al Instrumentum laboris nada menos que de herejía y de apostasía.

Como en los filmes épicos de Holywood, se levantó un inmenso rumor en las galerías y los rostros se vuelven ahora hacia la marquesina donde se encuentran las autoridades que presiden la celebración con miradas interrogativas: ¿Convocarán algún campeón del bando místico-ecolo-indigenista para recoger el guante y defender la ortodoxia de sus propósitos, bien como del documento de trabajo anatematizado? 

berta_512

 

¿Darán una carcajada sonora como señal para que continúe la fiesta como si nada hubiera ocurrido? ¿Enviarán la guardia pretoriana para hacer prisionero al atrevido que convulsionó el programa?

Nadie lo sabe. Pero una cosa es segura: el debate subió a otro nivel.

En torno del primer Documento Preparatorio y de las declaraciones de prensa de este o aquel prelado o representante de la Red Panamazónica (verdadera wehrmacht de agitación racial/social operando en la región) habían aparecido algunos artículos de mayor o menor peso para alertar al público sobre la ofensiva en curso. Inclusive un sitio especializado de monitoreo de los trabajos preparatorios del Sínodo (panamazonsynodwatch.org) daba acogida a los que parecían más interesantes en diversas áreas: inculturación, ecologismo, Teología India, tribalismo indígena, etc. Pero todo ello representaba un ataque de infantería con la ayuda de algunos morteros.

Las bombardas bien calibradas del Grosse Bertha del venerable purpurado de la Franconia alemana abrieron, no sólo una sino varias y enormes brechas en el muro de la próxima Asemblea Especial del Sínodo de los Obispos:

Se invita a los participantes en el Sínodo a tratar sobre todo de asuntos temporales que tienen una relación apenas marginal con la Revelación y con la misión de la Iglesia: deforestación, impacto climático, extracción de minerales, biodiversidad, etc. Eso no es sino una forma inaceptable de “mundanismo” y de “clericalismo” (Gambetta pasa a tener razón…).

Se invita a los participantes del Sínodo a encomiar las religiones fetichistas y los rituales de curandería y a presentar a los indígenas que los siguen como modelo de relación con el cosmos y con Dios Padre-Madre.

Se invita a los participantes en el Sínodo a considerar la selva amazónica como una epifanía divina y a entonar el himno de adoración a la naturaleza que entusiasmaba a las juventudes socialistas y nazistas, embriagándolos con la perspectiva de renunciar a su individualidad para fundirse en el todo (“pan”-teísmo…).

Se invita a los participantes del Sínodo a alterar la estructura jerárquica de la Iglesia y a canonizar la abolición del celibato y la introducción del sacerdocio femenino, empezando por las diaconisas.

En una palabra, se invita a los participantes del Sínodo a transformar el Cuerpo Místico de Cristo en una vulgar ONG ecolo-comunista.

Al contrario de la parábola del evangelio de San Lucas, el Cardenal Brandmüller, como un buen administrador, se presenta respetuosamente delante de su patrón hombre-rico y le dice: “Has sido denunciado como malversador del depositum fidei que te fue confiado. Redde rationem vilicationis tuæ” (Lc 16,2).

Cardinal Brandmüller
Cardenal Brandmüller

No presenta un dubium. Hace dos afirmaciones de potencia atómica: “El «Instrumentum Laboris» contradice la enseñanza vinculante de la Iglesia en puntos decisivos y, por consiguiente, debe ser considerado herético. En la medida en que incluso la Divina Revelación es puesta en duda, o malinterpretada, se debe también hablar de apostasía”.

¿Dispone el Vaticano del Papa Francisco (o algunas de sus fuerzas auxiliares) de algún paraguas atómico capaz de salvar al próximo Sínodo?

Si en los próximos días ningún paladín se presenta para recoger el guante, la Asamblea Especial sobre la región pan-amazónica deberá inaugurarse con un certificado de óbito: la fecha del deceso de la natimorta será el 27 de junio y llevará la firma de Walter Cardenal Brandmüller.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on print

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
23 + 8 =